Motores de búsqueda ecológicos

Ya sabemos que los beneficios de Internet son innumerables y entre ellos el poder encontrar cualquier información casi de manera inmediata… ¿a qué velocidad puede ir un caracol?. Si encontramos esta pregunta lo suficientemente interesante como para enviarla, la ponemos en manos de un motor de búsqueda como Google o Bing (que suelen venir por defecto en nuestros terminales), esperamos unos 0,56 segundos y ¡¡¡ya!!!.

Pero quizás no sepas que una simple búsqueda puede ayudar en alguna medida a mejorar nuestro planeta desde un punto de vista ecológico, humanitario o social.

Simplificando las cosas, se ha calculado que cuando introduces un término en un motor de búsqueda, éste viaja miles de kilómetros alrededor del mundo hasta llegar a los servidores que una vez analizan tu petición devuelven el resultado en sentido contrario. Para todo ello se necesita energía y como bien sabemos ésta puede provenir de fuentes contaminantes (como el petróleo, carbón…) o limpias (renovables…).

Existe un informe solicitado por Greenpeace en el que se analizan en qué medida las grandes compañías tecnológicas usan uno u otro tipo de energía. En este enlace puede descargarse el último informe que se remonta a 2017. Se calcula que son 7 las toneladas de CO2 que se liberan a la atmósfera al día a nivel mundial, sólo por consultar en la web.

Teniendo constancia de quiénes contribuyen más a disminuir el calentamiento global podemos aportar nuestro “granito de arena” eligiendo a aquellos que optan por las energías limpias.

Si queremos contribuir más a mejorar el planeta podemos optar por usar motores de búsqueda ecológicos que además donan parte de sus ganancias a impulsar la reforestación como ECOSIA:

o en promover proyectos sociales y ambientales como LILO o ECOENGINE:

Video de https://ecogine.org

que analizaremos en próximas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.